¿A quién va dirigido este servicio?


1. Personas con déficits funcionales, o con discapacidad física debido a diferentes patologías (artrosis, artritis reumatoide,  hemiplejias,  lesiones musculoesqueléticas, etc. )

2. Personas con otros problemas físicos susceptibles de mejoría sintomática mediante el aprendizaje de ejercicios, hábitos posturales  saludables, actividades de autocuidados... (dolores de espalda, dolores musculares, etc)

3. Personas con discapacidad física, con imposibilidad de traslado a un centro sanitario y pacientes severamente discapacitados e inmovilizados.

4. Personas mayores con o sin demencia: alzheimer, deterioro cognitivo grave moderado y leve, parkinson, etc

5. Personas  en riesgo situación de dependencia  con el objeto de prevenir la dependencia.

6. Personas con enfermedad mental.

7. Personas con discapacidad intelectual.

8. Personas cuidadoras principales de pacientes con discapacidad en el entorno familiar.